Cristina finalizó su campaña en La Matanza

Cristina finalizó su campaña en La Matanza
¿Futura presidenta? El PUEBLO LA ACLAMA PRESIDENTA

Cristina Kirchner lanza su campaña para ocupar la presidencia de Argentina

La primera dama argentina, Cristina Fernández de Kirchner, lanzó su candidatura presidencial con la promesa de "seguir en la misma dirección" que el gobierno actual para afianzar un modelo de inclusión social y de reconstrucción del Estado.
La candidata demostró sus dotes de oradora al hablar durante tres cuartos de hora en un teatro abarrotado de La Plata, su ciudad natal, donde unos 2.000 asistentes, entre ellos su esposo, Néstor Kirchner, en primera fila, siguieron un discurso que apeló más a lo racional que a lo emocional.
"Esta Argentina que tiene nuevas esperanzas necesita que este modelo que viene sea institucionalizado. Las elecciones presidenciales no pueden ser más una ruleta rusa para los argentinos, donde si gana uno, vamos para allá, y si gana otro, vamos para otro lado", dijo la senadora, de 54 años.
Con impecables falda y chaqueta blancas, Fernández destacó uno a uno los "logros" del Gobierno de Kirchner, quien, desde que asumió el poder en mayo de 2003 se dedicó, según ella, a la "reconstrucción del país", tras la grave crisis de finales de 2001. Cristina, como es llamada por los argentinos, señaló que el modelo desplegado por su esposo debe ser profundizado e institucionalizado, para que se consolide como una estrategia de nación a largo plazo.
La candidata explicó que eso se logra a partir de tres ejes: la reconstrucción de un "Estado democrático y constitucional", un modelo económico "acumulativo y de inclusión social", y la recuperación de la confianza de los propios argentinos. Respecto al primer punto, recordó cómo se llegó a la crisis por un "deterioro insoportable" de la función presidencial, mientras que el Legislativo votaba por "presión del Fondo" Monetario Internacional, y la Corte Suprema convalidaba "la depredación del Estado".
Según los últimos sondeos, la primera dama cuenta con una intención de voto del 48%, pero no está claro cómo afectará a su campaña los recientes escándalos por supuestas corrupción que involucran a funcionarios del gobierno de Kirchner.

Cristina Fernández no quiere herencias "ni de Eva Perón, ni de Kirchner, ni de nadie"

La candidata a la presidencia de Argentina ha participado del Foro Nueva Economía junto a los empresarios españoles .- Se ha reunido esta tarde con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero
Cristina Fernández, candidata a la Presidencia de Argentina y esposa del actual mandatario, Néstor Kirchner, ha llamado a los empresarios españoles a seguir invirtiendo en su país, desoyendo las "profecías" pesimistas que auguraban grandes desastres financieros como correlación de la crisis financiera que culminó con el llamado "corralito" de 2001.

La senadora y candidata, de visita en España, ha esbozado los ejes de su programa durante su participación en el Foro de la Nueva Economía. El modelo de su postulación es continuista respecto al del actual Presidente y, según ha explicado, tiene el objetivo de consolidar la recuperación económica de Argentina, lograr la inclusión social de sus habitantes y recuperar la autoestima del país.
Hablando continuamente en primera persona del plural y ante lo más nutrido del empresariado español, Cristina Fernández ha relatado los logros del Presidente Kirchner, que llegó al poder en mayo de 2003 con apenas el 22% de los votos. Es decir, de forma legal pero "con falta de legitimidad política", según sus propias palabras.
Lejos de los vaticinios de desastre, ha subrayado, su marido ha logrado superar la crisis de Argentina, con una deuda "sin precedentes", un desempleo cercano al 30% y niveles de pobreza e indigencia que rondaban el 60% de la población. Actualmente, ha señalado, hay superávit fiscal, el desempleo sólo se cifra con un dígito y la pobreza ronda el 26%, nivel muy alto pero lejano al "vergonzoso" de años atrás.
Tras participar en el encuentro con el empresariado español, la senadora argentina se ha reunido con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un encuentro de carácter privado. Tras ello, se entrevistará con la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien le ofrecerá una cena.
España junto a Argentina
Una vez resuelta la conflictividad social de años atrás, Cristina Fernández ha dicho en el Foro de la Nueva Economía que Argentina debe transitar por una segunda fase de profundización en las políticas de inclusión social y de mejora de la calidad democrática y del debate político. Eso, ha dicho, para permitir que la discusión se desarrolle "sin personalizar, sin recurrir a la frase simpática para ocupar un titular y que no aporta nada para mejorar el entorno".
Cristina Fernández de Kirchner, además, ha alabado la política del actual Gobierno argentino en los temas relacionados con la corrupción y los derechos humanos.
Ante quienes la comparan con Eva Perón, ha dicho que la gran diferencia entre ambas es que "yo todo lo que he tenido me lo he ganado con los votos", y su intención no es "heredar nada, ni de Eva, ni de Kirchner, ni de nadie". En todo caso, ha expresado su "gran admiración" por Evita, más allá de subrayar que su figura fue "única, irrepetible", tanto por su persona como por sus circunstancias.
La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, encargada de presentar a Cristina Fernández, ha expresado su deseo de victoria para la candidata pero ha garantizado, sobre todo y al margen del resultado de las elecciones, que España seguirá al lado de Argentina, "comprometida con su futuro, porque es también nuestro futuro".

Kirchner: "Cristina va a hacer un gobierno mucho mejor que el que hicimos hasta ahora"

En un acto en Casa de Gobierno, el Presidente reiteró sus elogios a la figura de su esposa para las elecciones de octubre. Y volvió a destacar que su candidatura es una decisión que apunta a "consolidar las políticas nacionales y el perfil de un país estratégico". Ayer, también en un acto oficial, el mandatario habló de "profundizar el cambio".
En un nuevo gesto por destacar la figura de Cristina Kirchner y su flamante candidatura para las presidenciales de octubre, el presidente Néstor Kirchner dijo que la senadora "va a hacer un gobierno mucho mejor" que el que él mismo hizo hasta el momento. "La profundización del cambio viene de la mano de una mujer que va a hacer muchísimo mejor gobierno que el que hicimos hasta ahora", aseguró el mandatario en un acto oficial que encabezó esta mañana en la Casa Rosada, el mismo ámbito en el que ayer se mostró junto a la primera dama y destacó la decisión de lanzar su candidatura. También explicó que la candidatura de Cristina para representar al kirchnerismo el 28 de octubre está basada en la necesidad de "consolidar las políticas nacionales y el perfil de un país estratégico". En ese sentido, repitió el lema que, por lo menos en principio, tiene el lanzamiento oficial, al afirmar que "el cambio recién empieza". "El 28 de octubre las urnas van a estar llenas de buena memoria", confió el Presidente al hablar desde la Casa de Gobierno al anunciar la realización de obras para la localidad bonaerense de Ezeiza . Ayer, el mandatario se mostró en un acto oficial junto a Cristina, luego de que el domingo el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, anunciara la candidatura de la primera dama y el mismo día en el que la Ciudad amaneció empapelada con afiches que, con un primer plano de su rostro, anunciaban la postulación de la primera dama. Cristina, como informó Clarín el domingo en exclusiva, se lanzará formalmente el jueves 19 en La Plata, su ciudad natal y de la que emigró hace unos 30 años para edificar su carrera política en la lejana Santa Cruz.

Cristina Fernández, una mujer de marcado carácter en busca de la presidencia

Su fuerte carácter, temido por algunos políticos, y un obsesivo cuidado de su imagen son dos de las características que resumen la imponente presencia de la senadora Cristina Fernández.
Legisladora de larga trayectoria, con buenos números en las encuestas, Cristina Fernández era un personaje con peso propio en la política nacional el 25 de mayo de 2003, cuando se convirtió en primera dama al asumir su esposo, Néstor Kirchner, como presidente de la Nación.La candidatura de Fernández, calificada como una "estadista" por funcionarios cercanos y hasta por su propio marido, es vista por los estrategas del Gobierno como la llave para la "continuidad del proyecto" iniciado por Kirchner, quien logró mantener una imagen positiva superior al 50 por ciento en sus cuatro años de gestión.Si consigue triunfar en las elecciones del próximo 28 de octubre, la senadora Fernández se convertirá en la primera Presidenta de Argentina elegida por el voto directo de la ciudadanía (Isabel Martínez sólo llegó a la Presidencia en sustitución de su fallecido esposo, Juan Domingo Perón).La "primera ciudadana", como le gusta que la llamen, arrasó en 2005 en las elecciones parlamentarias nacionales, con el 46 por ciento de los votos, en un «duelo de esposas» con su principal adversaria, Hilda González, esposa del ex presidente Eduardo Duhalde (2002-2003).Desde aquel abultado triunfo, la senadora logró mantener una buena imagen que, según los analistas, se vincula con su seguridad, su predisposición a la toma de decisiones y sus escasas declaraciones públicas, al punto que posee una nula relación con la prensa.Así, esta mujer de 54 años, vehemente en sus convicciones y coqueta -pese a algunos diseñadores consideran que tiene un estilo "recargado"-, es un exponente más de las mujeres que, como Hillary Rodham Clinton, aspiran a la Presidencia.Fernández de Kirchner está muy lejos de aquella joven peronista de cabello largo, hija de un radical, que en 1976 se recibió de abogada en la Universidad bonaerense de La Plata, un año después de haberse casado con Néstor, con quien tuvo a sus hijos Máximo y Florencia.Pese a que en aquellos tiempos de dictadura militar (1976-1983) aún no se había volcado de lleno a la política, la desaparición de algunos compañeros de universidad hicieron que junto a su marido debieran mudarse a la sureña Santa Cruz, la provincia nativa de Kirchner.Allí fue donde en la década de 1980 dio sus primeros pasos como política, y de la mano de cargos parlamentarios, alimentó su trayectoria, la misma que hoy es criticada por la oposición, desde donde le achacan su inexperiencia en cargos ejecutivos.Sin embargo, los máximos funcionarios del Gobierno y el propio jefe de Estado se encargaron en los últimos meses de "preparar el terreno" con numerosos elogios hacia la primera dama, defensora de los derechos humanos y de buena relación con reconocidos organismos humanitarios, aunque de escaso diálogo con otros sectores importantes del país como los gremios."Si Cristina fuera la candidata, sería un paso superador para los argentinos", señaló en una reciente entrevista el presidente, quien manifiesta su intención de que Fernández sea candidata del partido kirchnerista Frente para la Victoria desde finales de 2006.Por su parte, la senadora se encargó de instalar su candidatura en el plano internacional con agendas similares a las de un jefe de Estado en viajes al exterior, que incluyeron encuentros con mandatarios como Felipe Calderón (México), Michelle Bachelet (Chile) y Rafael Correa (Ecuador), entre otros.La legisladora, cuyo mayor caudal de electores proceden de sectores humildes, también exhibió este año gestos sutiles que la vincularon a la candidatura, como su pedido durante una conferencia al ex mandatario chileno Ricardo Lagos para que escriba "un manual para ser presidente".Su interés por el plano internacional llega hasta el mundo artístico ya que suele recibir a los músicos más reconocidos del exterior que visitan Argentina, incluso a la colombiana Shakira, novia del argentino Antonio de la Rúa, hijo del ex presidente radical Fernando de la Rúa (1999-2001).
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.